Gracias Carolina

Gracias Carolina.
La diputada de Podemos Carolina Bescansa votando con su niño en brazos.
Carolina, una madre buscando aparcamiento para la silla de su hijo en los pasillos del Congreso.
Carolina,una mujer amamantando a su pequeño entre votación y votación.
Carolina normalizando.
Carolina dando pasos de gigante con una sonrisa.
Carolina una mujer defendiendo con un pequeño gesto derechos de tod@s.
Carolina haciendo historia.
Carolina Bescansa con su hijo en el Congreso de los Diputados
Un paso mas para la conciliación familiar y laboral, y de rebote un apoyo público para  dar visibilidad y normalización a la lactancia.
Una llamada de atención sin precedentes en nuestro Hemiciclo pero que ya tenia precedentes, entre otros escenarios políticos, en la Comisión Europea.
Un acto simbólico, toda una declaración de intenciones que incomprensiblemente arranca comentarios desafortunados, algunos de ellos de boca de mujeres. Hay diputadas que se molestan … Incomprensible que las mujeres nos pongamos zancadillas en cuestiones tan básicas como el respeto a como afrontar la sexualidad y la maternidad….

En su momento ocuparon menos líneas en prensa escrita y minutos en televisión la decisión de posponer su maternidad de la presidenta de la comunidad andaluza, la entonces ministra de defensa, la vicepresidenta del gobierno… y eso que su postura, con todos mis respetos (porque cada madre decide lo que es mejor para su familia y para ella misma) perjudicaba mucho mas a las verdaderas victimas de la conciliación: los niños.

Hoy Carolina ha defendido con símbolos a los niños, a sus madres, a sus padres, a las familias.Luego que cada cual obre según sus convicciones.

Con ese niño mamando en la bancada del Congreso se escribe la primera línea para lograr una conciliación coherente con una vida familiar plena, donde las madres puedan decidir libremente como gestionar su maternidad y no sean otros los que impongan formas, plazos, normas a situaciones en las que solo el instinto y las necesidades de los niños y sus madres deberían ser gestores.

Claro que no todos los trabajos se desarrollan en el lugar idóneo para que un niño comparta ese tiempo con su madre. Por supuesto que ninguna mujer debe renunciar a su desarrollo profesional por el hecho de ser madre. Pero si que no debemos dejar de levantar la voz hasta que existan otros plazos y permisos que permitan compatibilizar maternidad/paternidad/familia y trabajo.

Hoy Carolina ha dado un gran grito silencioso en el lugar donde las leyes que cambian la vida de todos se formulan, se discuten y llegado el caso, se aprueban para que todos podamos tener un futuro mejor, mas coherente con nuestra naturaleza, mas humano.

Gracias Carolina.

Una maternidad diferente

A raíz del artículo de la revista Time que tanto ha dado que hablar y sobre el que tanto se ha escrito, y fundamentalmente a raíz del titular de la portada en cuestión “Are you mom enough?” ¿Eres lo suficiente madre? y partiendo de la base que todas somos lo suficientemente madres para nuestros hijos, ya que somos las madres que ellos necesitan, independientemente de nuestras opciones de crianza, me pare a pensar en la cantidad de maternidades diferentes que me rodeaban.

Sigue leyendo

Desde que soy mama de Lucas

Desde que soy madre… es un carnaval de blogs organizado por El Mundo de Yolizca y Maternidad Continuum que pretende ver de forma positiva lo que las mujeres aprenden a hacer gracias a la maternidad y que antes no hacían.

Desde que soy mama me despierto antes con un “mami” susurrado que con el mas estridente de los tonos del despertador.

Desde que soy mama he pasado de dormir hasta hartarme los domingos y “fiestas de guardar” para madrugar como si todos los días fueran lunes, descubriendo con ello el encanto y la magia que tienen las ciudades esos días a esas horas tan tempranas.

Desde que soy mama mi casa esta menos limpia y paradójicamente no me estreso por ello.

Desde que soy mama mi casa es el reino del “desorden ordenado” en el que cuando buscas algo, “supones” donde se encuentra y finalmente lo encuentras debajo de otras muchas cosas que no deberían estar allí.

Desde que soy mama descubrí el significado de “la arruga es bella” en las camisas, camisetas… y que el cuerpo hace muy bien su función de plancha automática adaptando cada arruga a sus contornos naturales.

Desde que soy mama he perdido amigos de toda la vida y he ganado otros con los que en la vida hubiera entrado en contacto sino hubiera existido mi hijo.

Desde que soy mama he descubierto que vivo en un universo paralelo al de superniños que caminan con soltura a los 9 meses, hablan con corrección de adulto al año, se visten solos a los 15 meses, dejan el pañal antes de salir del útero materno, comen de forma autónoma usando todos los cubiertos y las correctas formas de cortesía tan pronto como comienzan a ingerir alimentos solidos….

Desde que soy mama añadí nuevas palabras a mi vocabulario: colecho, porteo, lactancia prolongada… y desterré otras muchas “no puedo hacerlo”, “no es natural”,…..

Desde que soy mama mis tetas que habían pasado bastante desapercibidas tomaron una proyección inusitada… y acabaron ocupando mas conversaciones que las de Sabrina cuando destapo sus encantos aquella mítica nochevieja.

Desde que soy mama he descubierto lo cómodo que puede ser dormir tres en una cama de 90, y como un ser de 90 cm puede dejar reducido tu espacio a una misera esquina en una cama de 150 cm y aún así, dormir a pierna suelta.

Desde que soy mama mi vida no es rutinaria (como piensan quienes creen conocernos)… mis días son diferentes, y mis noches… especiales.

Desde que soy mama paseo con paso firme por encima de mi vida, no permito que la vida pasee por encima de mi.

Desde que soy mama he perfeccionado la función multitarea que como toda mujer llevo de serie… ahora puedo cocinar, contar un cuento, organizar la agenda de la semana al mismo tiempo sin perder la eficiencia en ninguna de las tareas.

Desde que soy mama paso mas tiempo al aire libre en parques y jardines, …. , mi piel y mis pulmones agradecen tanto aire fresco y solecito.

Desde que soy mama alucino con la capacidad de mi hijo para las relaciones sociales, ganándose adeptos para su causa con una sonrisa y cuatro palabrejas, …, y lo mas sorprendente recordándolas después a todas ellas aunque haya pasado bastante tiempo.

Desde que soy mama ya no tarareo los éxitos del momento, tan solo puedo repetir una y otra vez cualquiera de las canciones de los cantajuegos…, sorprendiéndome en ocasiones realizando la coreografía correspondiente en el lugar menos adecuado para ello.

Desde que soy mama mi paciencia se ha extendido hasta límites insospechados.

Desde que soy mama he comprendido y puesto en practica el dicho “a palabras necias, oídos sordos” cuando critican mi forma de crianza…, y he tomado por bandera otro que guía mis pasos “vive y deja vivir”.

Desde que soy mama he dejado aparcados en la estantería los libros de historia para redescubrir, analizar y leer una y otra vez los clásicos de la literatura infantil… cuantos buenos ratos hemos pasado con “Los tres cerditos”,…,¡ la de versiones alternativas que hemos creado¡.

Desde que soy mama vuelvo a ser niña con cada juego, con cada cuento… Revivo mi infancia y la redisfruto (si es que existe la palabra), la disfruto al cuadrado.

Desde que soy mama redescubro cada día junto a mi hijo el universo de las pequeñas cosas, de los mínimos detalles.

Desde que soy mama las tardes lluviosas de sábado han dejado de estar ocupadas por películas, pipas, sofá y mantita, para llenarse de las ocurrencias de mi hijo y sus amigos: manualidades, rosquillas, pastas, teatrillos de títeres…

Desde que soy mama soy tan feliz que temo despertar y que todo haya sido un sueño.

Desde que soy mama he descubierto que mi compañero es el único que podría haberme acompañado en la tarea de crear una familia.

Desde que soy mama he crecido como mujer, como esposa, como hija, como nieta… soy mejor gracias a mi hijo, me esfuerzo cada día por mejorar, soy el espejo en el que se mira y no quiero defraudarle.

Desde que soy mama respeto y amo mucho mas a mis padres.

Podría seguir y seguir….

En definitiva y como conclusión: Desde que soy mama mis días son imperfectamente perfectos gracias a Lucas.

Mis reflexiones sobre lactancia tienen premio

Me hallo gratamente sorprendida y muy abrumada. Soy una recién llegada a la nube y nada mas aterrizar recibo un premio de otra mama bloguera mucho mas veterana, con una gran historia y opiniones a tener muy en cuenta en temas de lactancia, crianza y cuidados de no uno que ya es díficil, sino de dos pequeñajos http://unamamaparados.blogspot.com.es/.

Me otorga el premio Dardos, que lleva implícito responder a varias preguntas… ahí van mis respuestas.

¿Por qué creaste tu blog?

Fundamentalmente para aportar un punto de normalidad a la lactancia prolongada. Entiendo que las mamas que optamos por esa vía sufrimos injustamente las críticas de una sociedad desinformada, que ha entrado en una regresión biológica que afecta negativamente a nuestra evolución como especie. Se demoniza lo que no se conoce, lo que transgrede los límites de lo “normal”. Por ello y para recordarnos lo que somos, de donde venimos y cuestionar a que punto nos dirigimos, considere que es importante que mamas que, como es mi caso, optamos por un tipo de crianza expliquemos en que consiste, en una palabra, normalicemos nuestro día a día… sin exhibirnos, sin escondernos… Y que mejor que la vía de la palabra de la experiencia para lograrlo… Por todo ello decidí hacerme visible y subirme a la nube.

Sigue leyendo

Conciliar, posponer, renunciar, equilibrar

Hoy 15 de mayo es el Día Internacional de las Familias. Desde primera hora las redes sociales bullen cual olla a presión con múltiples comentarios sobre el principal problema al que se enfrentan las familias: la conciliación. Un problema nada novedoso aunque altere las agendas y los nervios de las que lo vivimos a diario.

Conciliar la vida laboral y familiar es tarea de malabaristas, lo viene siendo desde que el mundo es mundo y no es un problema exclusivo de la especie humana, todos los seres vivos lo sufren en mayor o menor medida. En nuestro caso aparte de los actores protagonistas en la gran obra teatral de la conciliación: macho, hembra, crías aparecen unos actores secundarios: empresarios, facturas, sueldos, horarios interminables, convenios, leyes… que acaban engullendo a los actores principales llevándoles a su antojo hasta situaciones subrealistas como las que vivimos cada día.

Sigue leyendo