Gracias Carolina

Gracias Carolina.
La diputada de Podemos Carolina Bescansa votando con su niño en brazos.
Carolina, una madre buscando aparcamiento para la silla de su hijo en los pasillos del Congreso.
Carolina,una mujer amamantando a su pequeño entre votación y votación.
Carolina normalizando.
Carolina dando pasos de gigante con una sonrisa.
Carolina una mujer defendiendo con un pequeño gesto derechos de tod@s.
Carolina haciendo historia.
Carolina Bescansa con su hijo en el Congreso de los Diputados
Un paso mas para la conciliación familiar y laboral, y de rebote un apoyo público para  dar visibilidad y normalización a la lactancia.
Una llamada de atención sin precedentes en nuestro Hemiciclo pero que ya tenia precedentes, entre otros escenarios políticos, en la Comisión Europea.
Un acto simbólico, toda una declaración de intenciones que incomprensiblemente arranca comentarios desafortunados, algunos de ellos de boca de mujeres. Hay diputadas que se molestan … Incomprensible que las mujeres nos pongamos zancadillas en cuestiones tan básicas como el respeto a como afrontar la sexualidad y la maternidad….

En su momento ocuparon menos líneas en prensa escrita y minutos en televisión la decisión de posponer su maternidad de la presidenta de la comunidad andaluza, la entonces ministra de defensa, la vicepresidenta del gobierno… y eso que su postura, con todos mis respetos (porque cada madre decide lo que es mejor para su familia y para ella misma) perjudicaba mucho mas a las verdaderas victimas de la conciliación: los niños.

Hoy Carolina ha defendido con símbolos a los niños, a sus madres, a sus padres, a las familias.Luego que cada cual obre según sus convicciones.

Con ese niño mamando en la bancada del Congreso se escribe la primera línea para lograr una conciliación coherente con una vida familiar plena, donde las madres puedan decidir libremente como gestionar su maternidad y no sean otros los que impongan formas, plazos, normas a situaciones en las que solo el instinto y las necesidades de los niños y sus madres deberían ser gestores.

Claro que no todos los trabajos se desarrollan en el lugar idóneo para que un niño comparta ese tiempo con su madre. Por supuesto que ninguna mujer debe renunciar a su desarrollo profesional por el hecho de ser madre. Pero si que no debemos dejar de levantar la voz hasta que existan otros plazos y permisos que permitan compatibilizar maternidad/paternidad/familia y trabajo.

Hoy Carolina ha dado un gran grito silencioso en el lugar donde las leyes que cambian la vida de todos se formulan, se discuten y llegado el caso, se aprueban para que todos podamos tener un futuro mejor, mas coherente con nuestra naturaleza, mas humano.

Gracias Carolina.

Anuncios

Una maternidad diferente

A raíz del artículo de la revista Time que tanto ha dado que hablar y sobre el que tanto se ha escrito, y fundamentalmente a raíz del titular de la portada en cuestión “Are you mom enough?” ¿Eres lo suficiente madre? y partiendo de la base que todas somos lo suficientemente madres para nuestros hijos, ya que somos las madres que ellos necesitan, independientemente de nuestras opciones de crianza, me pare a pensar en la cantidad de maternidades diferentes que me rodeaban.

Sigue leyendo

Conciliar, posponer, renunciar, equilibrar

Hoy 15 de mayo es el Día Internacional de las Familias. Desde primera hora las redes sociales bullen cual olla a presión con múltiples comentarios sobre el principal problema al que se enfrentan las familias: la conciliación. Un problema nada novedoso aunque altere las agendas y los nervios de las que lo vivimos a diario.

Conciliar la vida laboral y familiar es tarea de malabaristas, lo viene siendo desde que el mundo es mundo y no es un problema exclusivo de la especie humana, todos los seres vivos lo sufren en mayor o menor medida. En nuestro caso aparte de los actores protagonistas en la gran obra teatral de la conciliación: macho, hembra, crías aparecen unos actores secundarios: empresarios, facturas, sueldos, horarios interminables, convenios, leyes… que acaban engullendo a los actores principales llevándoles a su antojo hasta situaciones subrealistas como las que vivimos cada día.

Sigue leyendo