El destete: Un proceso voluntario y natural

Hace un ratito mi niño grande, Lucas, con 6 años y 5 meses me decía si podía tomar tetola porque “mi cabeza y mi corazón me piden leche de mama”…

Se desteto el solito hace mas de medio año, cuando le faltaba un mes para cumplir 6 años, después de compartir durante medio año “la teta de chocolate”  y prestarle todo el  tiempo la “tetola de zumo” al bebe.

Vivimos una lactancia en tandém tranquila y sosegada, solo en una ocasión se colocaron ambos a la vez, la de la foto, la hice a tientas con el teléfono intuyendo que aquello no se repetiría.

tandem 1

Lucas siempre respetaba el momento de su hermano, le miraba desde lejos ensimismado y sonriendo viendo como el pequeño crecía a ojos vista enganchado a la tetola, otras veces desde cerca mientras le acariciaba los pies, algunas mas inquieto pidiendo con sus palabras o con sus hechos la atención exclusiva perdida tras la llegada de Martín.

Ya desde meses antes del destete, los últimos del embarazo y los primeros de vida de su hermano, vivía una lucha interior consigo mismo, entre ser un niño grande por fuera y por dentro, querer serlo y parecerlo…

Pocos sabían que Lucas todavía tomaba pecho. Porque darle o no darle nunca fue un tema de conversación fundamental para mi. No veía necesario reafirmarme en mi convencimiento de que lo que estaba haciendo no era perjudicial para mi hijo, sino todo lo contrario, por ello no veía necesario buscar la complacencia de la sociedad que me rodeaba. El me buscaba, me pedía pecho y yo simplemente se lo daba. Aquí comenzaba y finalizaba “el problema”… Muchos a mi alrededor si que lo veían como tal… “No la va a dejar nunca”… Pues mira, si que la dejo… Aunque tampoco he informado al respecto… No tiene sentido… Solo nos incumbe a nosotros.

No tuve necesidad de llegar a ningún acuerdo, ni pedirle que no lo pidiera, ni darle otras cosas a cambio… Simplemente un día dejo de pedirlo, dejo de necesitar esa parte de nuestro vinculo, y lo sustituyo por otros, busco otras formas de estar conmigo, de demostrarme su cariño, de buscar mi calor, mi apoyo, mi olor, mi ternura, mis caricias, mis palabras de arrullo y consuelo…

Fue un proceso progresivo, y para cada fase necesito meses, ahora que lo analizo me doy cuenta que fue dejando el pecho cuando afianzaba y se sentía cómodo con otras formas de comunión, comunicación, cercanía, cariño, apoyo, amor… conmigo. Tal vez la llegada de su hermano acelero la última parte del destete, ya que aunque trate de evitarlo, fueron muchos los comentarios negativos que escucho sobre la “posibilidad” de que el también tomara la teta…  muchas personas intuyendo que todavía mamaba hacían comentarios hirientes infravalorandole y haciéndole sentir pequeño, justo en ese momento en el que recién estrenaba su ansiada posición de hermano mayor y mas sensible a los comentarios críticos se hallaba.

Cuando me quede embarazada Lucas tenía 4 años y 9 meses y tomaba pecho por la mañana antes de desayunar y por la noche antes de dormirse. Fue el primero, después de mi, en notar que el bebe estaba en camino, una mañana, días antes de que la prueba de embarazo confirmara mis sospechas me dijo que la tetola sabía diferente, “mama, la teta sabe a gominola”… Unas días después dejo la toma de la mañana, sin explicar nada, simplemente una mañana no lo pidió, ni a la siguiente… Y no paso nada… Seguimos con nuestras rutinas de siempre, sin cambiar nada… Fue un punto y aparte sin llantos, ni frustraciones por ninguna de las dos partes…

Siguió tomando pecho justo antes de dormir hasta la misma noche en la que ya estaba de parto… Cuando vino a conocer a su hermano, después de la emoción de verlo por primera vez y redescubrirme como su mama pero también como la mama de Martín, de observar extasiado como mamaba aquella personita tan minúscula que le decíamos que era su sangre y a quien tenia que proteger y que seria su compañero de vida, se me acerco temeroso y me pregunto si cuando acabara el también podía tomar tetola… Su sonrisa cuando le dije que si me emociono hasta las lagrimas… “Pensaba que ya no podía”… ¡¿Que le habrían dicho?¡… Y allí mismo, en el hospital, 24 horas después de nacer Martín comenzamos el tandem.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Mucha gente se escandalizo mas con el tandem que con el hecho de haber mantenido una lactancia mas allá de lo que  esta establecido como socialmente correcto. Nadie le “robo” nada a nadie, al contrario, pero de ello ya hablaré en otro post.

A mediados de octubre, a los cinco meses y medio de nacer Martín, muchas noches se quedaba dormido mientras le leía, o mientras hablábamos recostados mientras le abrazaba… No pedía la teta y yo no se la ofrecía… Cumplíamos a la perfección nuestros roles de lactancia a demanda: él pedía si necesitaba, yo simplemente le dejaba tomar de mi, de mi cuerpo, aquello que le era imprescindible en ese momento… Fue así hasta que una noche, tras otra, tras otra, … cumplió su rol demandante dejando de demandar … en ese momento el destete fue un hecho…

Pero no un hecho consumado, porque al igual que esta noche ha habido otras, espaciadas y sin relación unas con otras, aunque tal vez motivadas por los sucesos de la jornada en los que en nuestra rutina introduce con voz queda la petición de un ratito especial con mama, … lo bueno que tiene su edad es que puedo hablar con él sobre la razón de su necesidad, … Él analiza, explica, … unos días se duerme sin mas, otros juega con el pezón y se acaba riendo de si mismo, los menos succiona durante unos segundos y sonríe pícaro como quien acaba de hacer algo que se supone que no debe, y algún otro, como esta noche  se consuela poniendo su manita encima del pecho de mama, “justo donde late el corazón”… “¿y donde es eso?” … “cerquita, cerquita del pezón”… Con su manita en mi pecho se ha quedado dormido, tranquilo, relajado, ajeno a los problemas y a las preocupaciones de los mayores, ignorante de nuestros miedos, feliz…

Porque por encima de todo eso es lo que anhelamos todas, que nuestros hijos sean felices… Felices y confiados en todas las etapas de su crecimiento. El destete es una de esas etapas, por ello, debe ser un proceso sin lagrimas, sin traumas, sin presiones, … un proceso voluntario y natural … un proceso feliz…

No había escrito sobre el destete porque quería dar una visión completa de todo el proceso, pero esta noche me he dado cuenta que no es algo que pase de un día a otro, que aún habiéndose materializado en la ausencia de tomas, en la ausencia de demanda, sigue sin finalizar del todo… Él sigue necesitando ese contacto, aunque no la succión… Esta diciendo adiós a una etapa e iniciando otra, crece a mi lado, avanzamos juntos, no se frustra, no me siento inútil ahora que ya no quiere mi pecho, no se siente desprotegido, no me siento abandonada, no se siente aislado, no me siento sola, no se siente solo… Seguimos siendo un todo juntos. Me siento satisfecha por haberle dado lo que necesitaba de mi cuerpo en cada momento. A partir de ahora comienza otra aventura…

otra aventura

22 pensamientos en “El destete: Un proceso voluntario y natural

  1. Me ha encantado leerte! Me he sentido tan comprendida, tan identificada, tan arropada para el momento que se avecina…..
    Pablo tiene 5 años y 7 meses y lleva 22 meses compartiendo lactancia con su hermana Laura. Ellos si comparten momentos juntos, aunque cada vez menos. La tetita de buenos días ya casi nunca la pide, la única fija es la de buenas noches que, de momento, no la perdona.
    Sé que se acerca el momento, sé que el sufre y libra también una batalla interna empeorada con el hecho de que aún no ha conseguido dejar el pañal nocturno. Los comentarios externos tampoco ayudan demasiado. Él es mayor, se siente mayor, y se “avergüenza” de seguir lactando, pero aún siente la necesidad de hacerlo.
    Siempre he respetado su necesidad, jamás le he negado el pecho.

    Ahora siento que se acerca el momento, y un mar de sentimientos me inunda. Pena de que acabe esta etapa tan especial, miedo a que se aleje de mi, añoranza de tiempos pasados…..

    Pero será lo que tenga que ser, y voy preparándome para la nueva etapa que se avecina.

    Gracias por tu experiencia, por tus palabras. Hoy espero con más calma lo que nos aguarda

  2. Qué bonitas palabras. Me identifico totalmente. Pues mi hijo está, con cinco años recién cumplidos en ese proceso y varios día que no pide para dormir, pero me abraza y me hace cosquillas. Se hace mayor y yo estoy tan contenta del tiempo compartido. La lactancia es un regalo, sobre todo para mama. Un saludo.

  3. Una experiencia maravillosa¡¡¡¡ Mi mayor tiene cuatro años y medio y mañana cmplimos un año en tándem. Yo sí he sentido rechazo a darle pecho al mayor porque sus demandas eran muy frecuentes, yo si le he dicho que no en numerosas ocasiones porque sentía q no tenía más tetita q poder darle, he buscado nuevas formas de darle mimos y cercanía pero sigue necesiando muuuuuucha tetita. Al final he optado por darle teta cuando los dos queramos, si veo que no me a resultar placentero no lo vot a hacer. La lactancia debe ser algo con lo que los dos difrutemos. Aún así, con momentos duros no me planteo un el destete, que me gustaría que sus demandas descendiesen, por supuesto, pero de momento así seguimos.

  4. Estoy emocionada de leerte! vuestra historia es preciosa… Ojalá tenga yo el valor de dar a mi nena la teta todo el tiempo que ella lo quería.

  5. sugoii😀 son geniales!!! no habia visto a peques de mas de 5 años que tomaran teta, jajaja le voy a pasar tu articulo a mi esposo para que se prepare y mentalize por si mi nene quiere llegar a la edad del tuyo a destetarse!😄 pd. Hermosa tu historia, hermosa tu y tus bebes y familia😀

  6. vivo llorando con tu experiencia, mi hijo tiene 3 años 3 meses y lacta y lo mas triste del asunto es q el padre no esta de acuerdo, tu dices q al resto no le importa , pero que cuando se trata de tu esposo, de que a escondidas le dice que debe tomar leche en vaso y no teta, que ya esta grandecito y ni se q cosas mas…porq solo esas me las cuenta…que opinas tu…como fue en tu caso???’ he sostenido esto por mucho tiempo pero cada vez q tenemos una pelea sale a relucir el tema de la lactancia…gracias por responder

    • Qué duro!! Tu situación es muy difícil. En mi caso, gracias a Dios, mi marido ha estado de acuerdo en todo momento.
      Ellos no tienen la vivencia nuestra y no tienen ni idea de cómo nos sentimos al tenerlos pegados a nosotras tan felices, ni lo que sienten los bebés.
      Antes de tener mi propia experiencia, es posible que no entendiera que la lactancia fuera tan prolongada y es posible que lo pusiera en duda. Así que entiendo que haya gente que no lo entienda.
      Creo que debéis llegar a un acuerdo, y el acuerdo debería ser que ese tema es sólo de la madre y el niño, que si los dos queréis y el pediatra no lo desaconseja como algo perjudicial para el niño, seguiréis el tiempo que vosotros queráis. Y en otros casos en que sólo el padre y el niño son partícipes, tú tampoco te meterás en ese tema. ¿Y cuáles son esos casos? Pues ya depende de la vida que llevéis.
      Porque seguir así, como ya estás pensando, va a acabar mal, y cuanto más tiempo pase peor.
      Pienso que tampoco es bueno que le des el pecho estando nerviosa. Así que, creo que deberías arreglarlo cuanto antes.
      Un beso y mucho ánimo! Te deseo toda la suerte del mundo!

    • Hermosa, busca información sobre lo nociva que es la leche de vaca para nosotros los seres humanos y compartila con tu esposo. Y “empoderate” y dialoga con tu esposo! por que le molesta a él que vos le des teta a tu cachorro? será la herida de niño herido de él? Un abrazo enorme!!! también tengo un niño de tres años y sigue tomando teta.

  7. Me ha encantado todo lo que cuentas y me he emocionado varias veces leyéndote. Me parecen preciosas las dos fotos, en la del hospital y en la que estás con tus dos hijos tomando el pecho.
    Me siento muy identificada contigo, aunque yo no he tenido otro niño después de mi niña. Ella tiene 5 años y sigue pidiéndome al acostarse, y es como dices, sólo succiona unos segundos. Cuando no estoy para acostarla, se conforma, pero siempre prefiere que esté. También lo sustituye a veces con ‘dormir un ratito contigo’.
    Cuando cumplió los 4 años también tuvo unos días que quería evitar coger el pecho, pero sólo porque creía que tenía que ser mayor, no porque nadie le hubiera dicho nada, pero después de un minuto o así me lo pedía, como pasando de lo que ‘debía’ y no de lo que ‘quería’. Sólo fueron esos días alrededor de su cumple. Sin embargo, en este que acaba de pasar de 5 años, no hizo lo mismo.
    A mí me encanta que esté conmigo y a ella también. Entonces ¿qué hay de malo? No hay ningún chico o chica que siga pegado a sus padres, siempre se separan, es lo normal.
    Yo tampoco le insisto en que tome el pecho, aunque me encanta tenerla conmigo, es ella sóla la que lo pide, y si no lo pide, pues nada, yo tampoco se lo nombro.
    Ahora que me estoy dando cuenta, cuando fue a la revisión de los 4 años sí le pregunté a los pediatras a los que la llevo si no era perjudicial seguir dándole el pecho, por si acaso, y todos me dijeron que no, que si ambas queríamos pues perfecto. Puede que por eso sucedió lo que conté antes. No me había dado cuenta.
    En fin, que muchas felicidades por tener esa experiencia tan maravillosa porque para mí es una de las mejores de la vida, una de las más bonitas, por no decir que la mejor.
    Un beso!!

  8. Que hermosa tu valentía y amor por tus hijos!!, la lactancia corta sin duda es un invento de la sociedad moderna, donde se sacrifican a cada momento los deseos y necesidades de nuestros queridos bebés y niños, hay estudios científicos que respaldan la idea que los niños contra más apegados sean a sus padres y más amor se les dé, serán futuros adultos con mejor autoestima y más seguros de si mismos , si los alejamos de nosotros antes de tiempo, producirá el efecto contrario: adultos más inseguros, con menor autoestima (ya que desde pequeños le dimos el mensaje que sus necesidades la verdad que no son tan importantes). Por eso, es fundamental leer, averiguar, informarse, además de hacer lo que dice nuestro corazón, lamentablemente hoy muchas mamás se dejan guiar por comentarios de personas inexpertas ( como madres, suegras, vecinas, amigas, profesionales de la salud mal informados, etc). Personalmente, para mi la lactancia ha sido la experiencia más maravillosa de mi vida, mi hijito tiene 3 años 7 meses y aún me pide su “caqui”, como él le dice, bastante seguido, la unión que hay entre es hermosa. Te felicito a ti a y todas las madres que se sacrifican por estos hermosos pequeños que son un regalo de Dios.

  9. Que hermosura de post, se me eriza la piel, se me hizo un nudo en la garganta. Gracias por permitirme ver que no estoy y estamos solas!

  10. Mi hijo tiene 3 años y medio, y está super enganchado a la teta. lo primero que hace cuando lo cojo de la cama a la mañana es tocarme las tetas y decir “tetita”. No quiero pensar en cuando ya no quiera o yo no pueda darle teta, me muero de pena.

  11. Felicidades! me he sentido identificada. mi hija de 7 anyos ayer chupó teta un rato, como un juego a ser pequeña en esos impas a otra etapa. su hermano de 3 y medio casi cada noche chupa un poco antes de dormir. Acompanyarlos en su evolución es maravilloso. que bien que lo expliquemos y lo normalicemos !

  12. Me encantó el escrito, mi Mauro tiene 2 años y 6 meses y sólo la pide para dormir, la de la mañana hace rato la dejó, pero la de dormir ni loco, solo se duerme con su mami, tb la pide cuando me extraña, como ayer cuando llegué del trabajo, las personas critican, yo era una de esas personas y me arrepiento mucho porque hasta que uno no vive las cosas en carne propia no debe opinar y él y yo nos sentimos muy felices así, a mi no me impide nada y mi bebé se siente muy bien.

      • Mira, yo no comparto la opinión de las mamás de este lugar con respecto a la duración de la lactancia, pero las respeto y entiendo que este es el lugar para ellas, donde se encuentran y se entienden entre ellas… y no tiene por qué venir un pelotudo como tú a insultarlas a ellas ni a sus hijos. Ubícate y mantente en páginas de tus temas de interés, en vez de pasearte repartiendo mala onda en aquéllas con las que no estás de acuerdo.

  13. La libertad de expresión es un derecho fundamental del ser humano civilizado. Hacer un uso correcto de él es lo que nos diferencia de seres incivilizados, antisociales y analfabetos.
    Como este es un foro de discusión abierta todos los comentarios son aprobados, porque con la variedad de opiniones se consigue el enriquecimiento y crecimiento personal.
    En tu comentario el respeto brilla por su ausencia, aunque es recibido con el mismo respeto que los demás.
    Espero que estas palabras te sirvan de reflexión.
    Libertad de expresión: si, pero con educación y respeto.
    No todos tenemos que tener la misma opinión sobre un tema. Que seamos escuchados y nuestra voz sea tenida en cuenta depende de nuestras palabras y formas de expresarlas. Obviamente te falta aprender mucho al respecto.
    Buen día.

  14. Estoy pasando una etapa complicada ya que me eh vuelto a mi país con mi hijo de 2 años y medio, y acaba de llegar su hnita apenas 1 mes, y vivimos con mis padres y abuelos, todo lo que a supuesto el cambio y la adaptación esta siendo difícil y el que mas lo a resentido es mi hijo, me siento fatal que le eh dejado de lado cuando me pide la teta, (continuo dandole pero pocas veces) me da mucha pena, y al vivir con mas personas lo complica aun mas como comentas eso de que le dicen ¨ya eres un niño mayor¨ o ¨deja eso que no le dejaras nada tu hna¨ eso y mas y ningún respeto, me has dado ánimos para tomas cartas en el asunto, deseo tanto que llegue la hora de tener mi casa y poder convivir con mi familia y no tener que dar explicaciones a nadie de lo que hago con la lactancia de mis hijos, gracias por publicar esto, me hizo bien, aunque me sentí triste al ver que quizá le estoy dando la espalda a mi hijo cuando mas lo necesita, un abrazo.

  15. que lindo recuerdo q mis hijos, ahora ya grandes, tomaban juntos la teta uno de cada lado, jeje el más pequeño ya con 13 años, tomaba a escondidas después de venir del jardín…ja

  16. Felicidades por tu maternidad, por tus dos amores. Tu relato me ha parecido precioso y me ha emocionado el amor incondicional que es lo que flota en tu familia. No haria como tu yo solo amamante hasta los 18 meses ya era muchisimo entonces y el destete consistio en ddjar al niño con mis padres unos dias y yo vendarme para frenar la naturaleza. No me pareciò cruel por aquel entonces. Pero si hoy fuese madre otra vez ni lo tuyo ni lo mio, solo actuaría a demanda del corazon y de la razón, no me dejarìa llevar por la sociedad. Asi que algo hemos ido progresando en casi 20 años. No crees? Ya se aun falta. Gracias por compartir tu historia

  17. Me encantó tu historia. Ojalá pudiéramos todos ver más con los ojos del corazón y menos con los del prejuicio. Un abrazo y felicidades por tu bella familia.

  18. Justo un minuto antes de leerte le he comentado en voz alta, tengo que destetarle ya porque no aguanto más (después de que se despierte a las 6´30 de la mañana conmigo porque me tengo que ir a trabajar y no me dejr marcharme), pero se me han saltado las lagrimas cuando te he leido al sentir todo lo que supone para nosotros estar tan conectados con la lactancia, ha sido desde el primer día muy muy duro y aquí seguimos después de dos años, creo que si no pude dejarlo al principio, ahora tampoco, me tiene enganchada, me da mucho placer tenerle conmigo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s