Los 10 productos básicos para mantener la lactancia materna con éxito

Cada cambio de estación proliferan como champiñones los artículos relativos a los “básicos de temporada”. Belleza, fondo de armario, prendas fetiche… que no deben faltar en nuestros hogares. El número clave siempre es el 10 (supongo que por el hecho de que toda mujer 10 debe tener esos 10 básicos ¿?…).

Me siento a escribir pensando en el tema de los básicos y me pregunto ¿Cuáles son los 10 productos básicos de la lactancia materna?. Busco y no encuentro información, o por lo menos no información completa…

Dando de mamar en el campo

Así que mira, gracias a los “básicos de temporada” ya tengo tema para el post de la semana. Los 10 productos básicos que hacen que mi lactancia materna se mantenga felizmente y con éxito son los siguientes:

1. Sacaleches

Aunque lo ideal para tener una lactancia feliz y exitosa es que sea el bebe quien extraiga él mismo la leche mediante la succión, hay ocasiones en las que el sacaleches te ayudará a mantener la lactancia. Para leer mas sobre el tema ver: “El sacaleches: ¿aliado o enemigo de la lactancia?

2. Pezoneras

De silicona fina y flexible, que selle bien la areola del pecho para que no se suelte, con un diámetro adecuado (si, en las pezoneras también hay talla, y en este caso “la talla si que importa” y mucho).

Aunque lo ideal es no llegar a usarlas ya que no dejan de ser un elemento que interfiere en el establecimiento de una lactancia natural, hay ocasiones en las que su uso momentáneo facilita la prolongación de la lactancia materna:

  • Ante pezones invertidos o planos el uso de pezoneras ayuda a la extracción del pezón.
  • Cuando hay presencia de grietas o heridas, el uso de pezoneras aisla el pezón y permite una recuperación más rápida para la mama lactante.

3. Discos de lactancia

Su uso se ha extendido para evitar las antiestéticas manchas que la leche deja en la ropa, especialmente durante las primeras semanas de lactancia.

Cuidado con ellos. No son nada aconsejables, ya que si bien recogen la leche evitando que salga al exterior de la ropa, provocan un efecto rebote dejando la zona de la areola y el pezón en una situación de constante humedad, que provocan una irritación de la zona.

Si a pesar de todo tienes necesidad de usarlos prueba aquellos que sean de tela o transpirables, o en su defecto las copas o conchas recolectoras de leche, las cuales ayudan a mantener la piel seca y aireada.

4. Cremas antigrietas

Aunque lo mas recomendable para solucionar el problema de las grietas es revisar la postura de la boca del bebe ante el pezón a la hora del amamantamiento, así como su forma de agarre, hay ocasiones en que las grietas tardan en curar, o la irritación es tan dolorosa que hace plantearse a la madre continuar con la lactancia. Para estos casos y solo de forma puntual se recomienda el uso de cremas antigrietas que alivian la quemazón e irritación del pezón.

Muchas son las marcas que te sugerirán tanto los profesionales médicos como los farmacéuticos, pero sólo son recomendables aquellas que están elaboradas con lanolina, un producto inocuo para el bebe que no obliga al lavado del pezón antes de cada nueva toma (el hecho de aplicar una crema con la finalidad de aliviar la irritación para posteriormente lavar el pezón para retirar sus restos antes de la succión del bebe acaba provocando más irritación, no la calma).

5. Sujetador de lactancia

Ya con el embarazo se produce un aumento considerable del tamaño de las mamas (entre 400 y 600 gramos). Una vez iniciada la lactancia puede llegar a pesar 800 gramos mas que antes del embarazo.

La elección del sujetador de lactancia no es un tema baladí. Debes tener en cuenta todas sus características internas (composición) y externas (tamaño de la copa, tejido, talla, tirantes, …).

6. Calor seco

Bien en forma de manta eléctrica, saco de semillas o las tradicionales bolsas de agua caliente. Para mi han sido el mejor aliado ante inicios de mastitis o ingurgitaciones. Ante los primeros signos de dureza en alguno de los pechos, colocar el calor seco sobre ellos antes de la toma del bebe o antes de iniciar la extracción con el sacaleches, ha supuesto, la mayor parte de las veces un alivio y el freno a una mayor inflamación de la mama.

7. Ropa de lactancia

Si bien cada mama tiene su estilo a la hora de vestir, y progresivamente adaptaras tu ropa a tu nueva condición de mama lactante, existen unas semanas críticas (aproximadamente los dos primeros meses) en las que, fundamentalmente las mamas primerizas tienen que acostumbrarse a su nueva condición de “alimento”.

El bebe pide pecho en cualquier circunstancia, momento y lugar. No entiende que estés en el autobús, en el parque, en el supermercado… tiene hambre y quiere comer… si quieres responder a su demanda con presteza y sin perder la decencia y el decoro, existen unas camisetas y vestidos muy prácticos, adaptados a todos los estilos que te ayudarán a alimentar a tu hijo sin tener que pasar frío y sin tener que enseñar más carne de la que deseas😉 .

8. Contacto con grupos de apoyo a la lactancia

Tener a mano los teléfonos del grupo de lactancia o asesora de lactancia de tu lugar de residencia te ayudará muchísimo. Estas mujeres te apoyarán desde el otro lado del hilo telefónico resolviendo tus dudas, escuchando tus temores o acudiendo en tu ayuda si el problema es de difícil solución.

Visitarlas en sus reuniones te ayudará a encontrar el punto de seguridad que te falta para lograr una lactancia materna exitosa, a la par que te permitirá conocer a otras mamas en tu mismo momento vital con las que compartir miedos, inseguridades, … pero también anécdotas y buenas experiencias.

9. Alarma del móvil

Si hay algo de lo que debes prescindir para lograr instaurar una lactancia materna de forma exitosa es el reloj. Apárcalo en la mesita y deja que el tiempo fluya. La lactancia materna solo logra una instauración exitosa si se realiza a demanda, dejando que el bebe tome cuando y cuanto quiera…

Si a pesar de ello tienes que llegar a alguna cita importante te recomiendo utilizar la alarma del teléfono… te permitirá no llegar excesivamente tarde porque, por si aún no lo sabes, ser puntual cuando tienes un niño es una misión imposible.

10. Pack “Confianza + descanso + apoyo”

Este último elemento no se compra ni se vende en ningún sitio. Se genera. Surge. Brota.

  • La confianza la genera la propia mama. Solo de ti depende creerte que eres capaz de hacerlo. Deja que tu cuerpo trabaje. Sabe lo que tiene que hacer y lo hará. Responderá mejor y más rápido de lo que crees.
  • El descanso facilita que la confianza no se deteriore. Si no estás descansada las dudas se harán más y más grandes, hasta que te autoconvenzan de que no eres capaz de algo para lo que estas biológicamente creada. Duerme cuando lo haga el bebe. Delega tareas, no eres una superwoman. Si algo queda sin hacer en la casa, ya se hará más tarde. Vive el momento de la lactancia como un momento único, especial, irrepetible…
  • El apoyo familiar y del círculo social cercano son pilares que te ayudaran a mantener la lactancia en el tiempo… Pero si no existen o no son todo lo visibles que esperabas, no desesperes. Si estas convencida de lo que quieres hacer no permitas que nadie te diga que es lo mejor para tu hijo y para ti. Solo tú decides. Tú tienes la última palabra.

Estos son mis 10 productos básicos para mantener la lactancia materna con éxito. ¿y los tuyos, cuales son? ¿coincidimos? ¿piensas que me falta alguno? Compártelo😉

6 pensamientos en “Los 10 productos básicos para mantener la lactancia materna con éxito

  1. Para el dolor y las pequeñas grietas en los pezones, sobretodo al principio, mi ginecóloga me recomendó manzanilla. Y es buenísima, calma muchísimo y no necesitas lavarte, puedes poner el bebé después de aplicártela, aunque lo normal es ponértela cuando el bebé acaba de mamar. Si la guardas en la nevera tapada puede durar uno o dos días. Alivia, calma y además desinfecta.
    Otra cosa, yo encontré unos sujetadores que tenían un marcador de plástico pequeñito cosido en el propio sujetador que te indicaba qué pecho le tocaba en la siguiento toma. Es decir, era como un pasador, cuando ponía al bebé al pecho lo tocaba y veía si estaba a la izquierda, entonces le tocaba el pecho izquierdo, y al revés, y en ese mismo instante cambiaba su posición para saber en la próxima toma qué pecho le tocaba.
    Además, también buscaba los sujetadores que se abrieran por debajo, no por arriba al lado del tirante como la mayoría, porque así sólo se me veía una parte del tronco y no parte del pecho, me resultaba mucho más cómodo.
    Un saludo!

  2. Yo no tuve dolor de pecho ¡una afortunada!, pero me costó encontrar sujetadores de lactancia cómodos, al final me quedé con los de http://www.shopmami.com y me dieron la vida, los únicos que me sujetaban el pecho pero sin apretar🙂. Y para recordar que pecho era el último simplemente me cambia una pulsera que siempre tengo de mano, hay gente que incluso utiliza el reloj. Un saludín!

  3. Pingback: El sacaleches: ¿aliado o enemigo de la lactancia? | ECV lactando

  4. Holaaa!! Buenisimos tips!! A mi me ha servido mucho un mandil que venden para lactancia. Aparte de que son lindos, son mas practicos que la sabanita xk no se caen y aunque el bebe este de inquieto no lo puede quitar tan facilmente. Es ligero y fácil de llevar. También unos discos de lactancia 100 por ciento de algodón.
    Yo trabajo y me extraigo la leche en un descanso, así que cargo una practica loncherita dnd llevo todo y le pongo un congelante para mantener fresca la leche en lo que llega a casa y la alamaceno en unas bolsitas esterilizadas para congelar!! Son geniales!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s